El Impuesto A Los Refrescos Que Podría Ayudar A Combatir La Obesidad Infantil

August 31st, 2014

De acuerdo a un estudio reciente publicado por la revista americana de Medicina Preventiva, elevar el costo a un centavo de dólar por onda de refresco podría ayudar a combatir la obesidad infantil.

En los Estados Unidos uno de cada tres jóvenes en edades de entre los dos y diecinueve años sufre de obesidad. Los investigadores se han dado a la tarea de estudiar el posible efecto que tendrían las nuevas políticas gubernamentales en cuanto al impuesto que aumente el costo de las bebidas gaseosas altamente azucaradas y el control de sobrepeso en la población América infantil.

El estudio se enfocó en tres nuevas políticas del gobierno federal Estadounidense y su posible efecto en la obesidad infantil durante los próximos veinte años. Estas nuevas políticas incluyen incrementar el costo de las gaseosas a un centavo de dólar por cada onza de bebida gaseosa azucarada, el crear programas que incluyan actividades físicas extra escolares y la prohibición de publicidad que promueva el contenido de comida “chatarra” encofada a niños y jóvenes.

A diferencia de otros estudios realizados sobre propuestas que promuevan el ejercicio y los buenos hábitos alimenticios, este estudio revela un efecto altamente positivo en cuanto al incremento del costo de las bebidas gaseosas. Este nuevo impuesto iría aplicado a bebidas azucaradas como refrescos, bebidas energéticas, tes y cafés azucarados, y debidas deportivas y según se estima ayudaría a reducir la obesidad en adolescentes en un 2.4 por ciento, cifra mucho mayor que otras propuestas presentadas para ayudar a combatir el sobrepeso en la comunidad juvenil estadounidense.

Los investigadores afirman que este impuesto ayudaría a reducir la obesidad y generaría ingresos que se destinen a actividades de prevención de la obesidad infantil.

La obesidad infantil es un problema que ha ido en aumento los últimos años alrededor del mundo y preocupa en gran medida a la comunidad médica mundial debido a que estos niños obesos serán los adultos obesos del mañana. Por lo que se piensa que esta nueva estrategia para combatir la obesidad infantil podría eventualmente traducirse también la reducción de la tasa de obesidad adulta en un futuro.

No obstante la proyección de los grandes beneficios de este nuevo impuesto a las bebidas gaseosas, en la realidad la propuesta no ha tenido sus frutos. Legisladores de todo el país han propuesto más de una docena de impuestos a las bebidas azucaradas en años recientes y al parecer ninguna de ellas ha sido aprobada. En el caso de San Francisco y Berkeley, California los residentes tendrán la última palabra sobre este impuesto en el mes de noviembre.

En el caso de Nueva York, se intentó en el 2012 prohibir las bebidas azucaradas con contenido mayor a 16 onzas, pero la propuesta fue rechazada en las cortes.

Al parecer no se ve un panorama positivo para la implementación de estas políticas en el corto plazo, no obstante, estudios como este podrían ayudar a reforzar los argumentos para exigir al gobierno la implementación de medidas más severas en cuanto a las bebidas gaseosas altamente azucaradas.